A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

Hábitos de sueño saludables

Un niño durmiendo.

¿Qué es el sueño normal?

La cantidad normal de horas de sueño varía en función de la edad de su hijo.

Edad

Promedio de horas de sueño nocturno

Promedio de horas de sueño diurno

Recién nacido hasta los 3 meses

De 8 a 9 horas (se despierta durante le noche para comer)

8 horas

De 6 a 12 meses

De 10 a 12 horas (suele dormir toda la noche)

5 horas

2 años

De 10 a 12 horas

4 horas (menos siestas después de los 12 meses)

3 años

10 horas

1 hora

De 4 a 6 años

10 horas

Usualmente no duerme siesta

Consejos útiles para crear hábitos de sueño saludables

Los siguientes son consejos útiles para crear buenos hábitos de sueño para su hijo:

  • Los recién nacidos no tienen horarios establecidos de día o de noche durante las primeras semanas de vida. Es aconsejable que un recién nacido no duerma más de 5 horas seguidas en las primeras 5 a 6 semanas, ya que sus pequeños cuerpos necesitan alimentarse con frecuencia.

  • Los bebés más grandes y los niños deben tener un horario fijo para la siesta y la hora de dormir a la noche.

  • Empiece con un tiempo de tranquilidad, como escuchar música suave o leer un libro, entre 20 y 30 minutos antes de la hora de dormir. Guarde las pantallas durante este tiempo de tranquilidad, lo que significa ningún televisor, teléfono inteligente, tableta ni computadora.

  • Después del tiempo de tranquilidad, siga una rutina a la hora de acostarse, por ejemplo, cambiar los pañales, ir al baño y cepillarse los dientes.

  • Establezca un límite para el tiempo de tranquilidad y para la rutina, así no se extienden demasiado y su hijo sabe qué esperar antes de la hora de dormir.

  • Diga buenas noches, apague la luz y salga de la habitación.

  • Los objetos de apego, como una manta especial o un animal de peluche, pueden ser parte de la rutina a la hora de acostarse.

  • Es importante acostar a los niños cuando están despiertos, para que aprendan a dormirse solos.

  • No se debe acostar a los bebés con un biberón, ya que esto causa problemas de caries e infecciones en los oídos.

Consejos útiles para los niños con malos hábitos de sueño

Los niños pueden fácilmente adoptar hábitos que no siempre son saludables a la hora de dormir. Las siguientes sugerencias pueden ser de ayuda cuando un niño no quiere irse a dormir o tiene problemas para quedarse en la cama:

  • Si su hijo llora, hable con calma y tranquilícelo, “Estás bien. Es hora de dormir”. Luego salga de la habitación.

  • No le dé un biberón ni tampoco lo alce.

  • Si el niño sigue llorando, espacie las visitas a la habitación. No haga otra cosa que hablar con calma e irse.

  • Su hijo se tranquilizará y se dormirá si usted se ajusta a esta rutina. Es posible que al niño le tome varias noches acostumbrarse al nuevo plan.

  • Si su hijo tiene la costumbre de tomar una gran cantidad de leche justo a la hora de acostarse, comience a reducir el contenido del biberón entre ½ y 1 onza (entre 15 y 30 ml) cada noche hasta que el biberón quede vacío. Luego sáqueselo definitivamente.

  • A veces, los niños se salen de su rutina de sueño nocturno debido a una enfermedad o un viaje. Cuando las cosas vuelvan a la normalidad, retome rápidamente los buenos hábitos de sueño.

En ocasiones, los niños mayores atraviesan una etapa en la que vuelven a los malos hábitos de sueño o desarrollan nuevos problemas al irse a dormir. Estos son algunos consejos para ayudar a los padres con niños mayores que tienen problemas a la hora de acostarse:

  • Si su hijo se levanta de la cama, llévelo de nuevo y adviértale que se cerrará la puerta (sin llave) durante 1 o 2 minutos si se levanta.

  • Si se queda en la cama, la puerta se deja abierta. Si su hijo sale de la cama, la puerta se cierra durante 2 minutos. El niño puede entender que tiene el control para mantener abierta la puerta si se queda en la cama.

  • Si su hijo sale otra vez de la cama, cierre la puerta durante 3 a 5 minutos (no más de 5 minutos).

  • Sea coherente. Acueste nuevamente al niño cada vez que salga de la cama.

  • Cuando el niño se queda en la cama, abra la puerta y elógielo (por ejemplo, “Estás haciendo un excelente trabajo al quedarte en cama. Buenas noches”.).

  • Se puede recompensar a su hijo con una estrella en un calendario por quedarse en la cama toda la noche. Puede darle un premio especial por una cierta cantidad de estrellas ganadas.

Cómo reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y de otros tipos de muerte relacionadas con el sueño

Aquí se incluyen las recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) sobre cómo reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y las muertes relacionadas con el sueño desde el nacimiento hasta el primer año:

  • Asegúrese de que su bebé esté vacunado. Un bebé que ha recibido todas sus vacunas tiene menos riesgo de sufrir el SMSL. 

  • Amamante a su bebé. La AAP recomienda alimentar a los bebés solo leche materna durante por menos los primeros 6 meses. 

  • Acueste al bebé boca arriba para dormir hasta que tenga 1 año. Esto puede disminuir el riesgo de SMSL, de aspiración de comida o leche, y de asfixia. Nunca ponga al bebé de costado ni boca abajo para dormir. Si el bebé está despierto, acuéstelo un rato boca abajo mientras lo está vigilando, a fin de reducir las probabilidades de que el niño tenga la cabeza plana.

  • Consulte siempre al médico de su bebé antes de elevar la cabecera de la cuna si le diagnosticaron reflujo gastroesofágico.

  • Ofrézcale al bebé un chupón para dormir si no se está amamantando. Si se está amamantando, no le ofrezca un chupón hasta que la lactancia esté bien establecida.

  • Use un colchón firme (cubierto con una sábana bien ajustada) para que no haya espacios entre el colchón y el costado de la cuna, el corralito o el moisés. Así se disminuye el riesgo de atrapamiento, sofocamiento y SMSL.

  • Comparta su habitación, en lugar de compartir su cama con el bebé. Si acuesta al bebé en la cama con usted, se incrementa el riesgo de estrangulamiento, asfixia, atrapamiento y SMSL. No se recomienda que los gemelos ni otros hermanos mellizos compartan la cama. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los bebés duerman en la misma habitación que sus padres, cerca de su cama, pero en una cama o cuna separada que sea apropiada para el bebé. Esta disposición para dormir es lo ideal durante el primer año. Pero debe mantenerse por lo menos durante los primeros 6 meses de vida.

  • No ponga a dormir al niño en un asiento para bebés, asiento para el automóvil, cochecito, moisés ni columpio para bebés. Estos pueden causar una obstrucción de las vías respiratorias del bebé o asfixia. Si su bebé se duerme en el automóvil, no caiga en la tentación de dejarlo en el asiento al llegar a casa. Acuéstelo en la cuna en cuanto llegue a casa.

  • No ponga a dormir al bebé en un sillón ni un sofá, ya que esto aumenta mucho el riesgo de muerte del bebé, incluido el SMSL.

  • No consuma drogas ilegales ni alcohol. No fume durante el embarazo ni después del parto.

  • No fume. Y mantenga a su bebé alejado de las personas que estén fumando y de los lugares donde otros estén fumando. No permita que fumen en su casa.

  • No abrigue demasiado al bebé con mantas o con ropa, ni le cubra la cara o la cabeza. Esto evitará que su temperatura aumente demasiado, lo que reducirá el riesgo de SMSL.

  • No use ropa de cama suelta ni objetos mullidos. En la cuna o el moisés de un bebé, no deben usarse chichoneras, almohadas, edredones ni mantas, a fin de ayudar a evitar la asfixia, el estrangulamiento, el atrapamiento o el SMSL.

  • No use monitores cardiorrespiratorios ni dispositivos comerciales. No deben usarse almohadas en forma de cuña, posicionadores ni colchones especiales para ayudar a disminuir el riesgo de SMSL y las muertes infantiles relacionadas con el sueño.

  • Siempre coloque la cuna, el moisés o el corralito para jugar en áreas sin peligros donde no haya cordones colgando, cables ni cortinas, para reducir el riesgo de estrangulamiento. 

  • Evite todo tipo de exposición al humo, al alcohol y a las drogas ilegales.

Revisor médico: Liora C Adler MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Última revisión: 11/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.