A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

La seguridad en el agua para los padres

La importancia de la seguridad en el agua

La mayoría de los ahogamientos se producen en piscinas residenciales. Pero los niños pueden ahogarse en tan solo 1 pulgada (2.5 cm) de agua (como en cubetas, tinas, piscinas para niños, cubetas para pañales, inodoros, jacuzzis y spas). Además, las masas de agua como océanos, ríos y lagos representan una amenaza de ahogamiento para los niños más grandes. La mayoría de los niños que sobreviven a estar sumergidos en agua sin sufrir daño cerebral son descubiertos en el plazo de 2 minutos. La mayoría de los niños que mueren son encontrados después de los 10 minutos.  

Se aconseja a los padres que tomen las siguientes medidas preventivas para proteger a sus hijos del ahogamiento:

  • Nunca deje a su hijo sin supervisión cerca del agua en casa o cerca de cualquier masa de agua, incluida una piscina de cualquier tamaño o profundidad.

  • Aprenda maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) y de primeros auxilios para bebés y niños.

  • No confíe en los equipos de flotación individual ni en las clases de natación para proteger a su hijo.

  • Instale cercas a prueba de niños alrededor de las piscinas. La cerca debe tener al menos 4 pies (1.2 m) de alto y debe tener un pestillo con cierre automático que esté fuera del alcance de los niños.

  • Asegúrese de tener equipos de rescate, un teléfono y números de contacto en caso de emergencia cerca de la piscina.

  • Insista en que su hijo use un equipo de flotación individual aprobado por la Guardia Costera de los Estados Unidos en todo momento cuando esté en un bote.

  • No permita que los niños se zambullan en aguas poco profundas o desconocidas. Siempre pídales que entren con los pies primero. Zambullirse en aguas poco profundas puede provocar discapacidades físicas permanentes o la muerte.

Advertencia sobre los equipos de flotación individual

Al estar en un bote, se debe usar un equipo de flotación individual que esté aprobado por la Guardia Costera estadounidense y que sea del talle adecuado. Los equipos de natación inflables, como los “bracitos para el agua”, las balsas inflables, los juguetes de flotación y otros artículos, no se consideran seguros. No dependa de estos elementos para evitar el ahogamiento.

Seguridad en el agua dentro de casa y en las inmediaciones

Más de la mitad de todos los ahogamientos de bebés (menores de 1 año) se producen en la tina. Los “aros” de soporte para bebés no evitan los ahogamientos si el niño está en el agua sin supervisión. Los peligros en el agua dentro de casa y en las inmediaciones pueden incluir los siguientes:

  • Cubetas

  • Cubetas para pañales

  • Inodoros

  • Refrigeradores portátiles con hielo derretido

  • Jacuzzis, spas y bañeras de hidromasaje

  • Zanjas y huecos para postes

  • Pozos

  • Estanques y fuentes de jardín decorativas

Los niños pequeños pueden ahogarse cuando aprenden a inclinarse hacia delante para mirar dentro de una cubeta o abren el inodoro. La cabeza es la parte del cuerpo más pesada de un niño pequeño, de modo que es fácil que se caiga dentro de un recipiente. Los recipiente llenos de líquido suelen pesar más que el niño pequeño y no se volcarán cuando el niño caiga dentro de estos.

Seguridad en las piscinas

Más de la mitad de los ahogamientos durante la niñez se producen en las piscinas, ya sea en la casa del niño o en la casa de un amigo, un vecino o un familiar. Las piscinas son especialmente peligrosas en las siguientes condiciones:

  • Si los niños nadan sin supervisión.

  • Si la piscina no tiene una cerca adecuada.

  • Si no hay un teléfono con números de contacto en caso de emergencia cerca.

  • Si no hay equipos de rescate cerca de la piscina.

  • Si los padres confían en los equipos de flotación individual para mantener seguros a sus hijos.

Seguridad en las embarcaciones

Al estar dentro de un bote, un barco o una canoa, los niños de todas las edades deben usar equipos de flotación individual aprobados por la Guardia Costera estadounidense, como los chalecos salvavidas. De hecho, muchos estados exigen el uso de equipos de flotación individual en todo tipo de botes y en todo momento. Se estima que la mayoría de las víctimas de ahogamiento relacionado con botes no estaban usando equipos de flotación individual.

Ahogamiento durante el invierno

Los niños pueden ahogarse en invierno si se caen a través de una capa fina de hielo. Además, las piscinas que tienen cubiertas de invierno que no cubren completamente la piscina representan una amenaza. Los niños pueden resbalarse y quedar dentro de la piscina y debajo de la cubierta.

Se recomienda que los padres aprendan maniobras de RCP. En caso de emergencia, la RCP puede salvar vidas, disminuir la gravedad de la lesión y aumentar las probabilidades de sobrevivir. Puede encontrar capacitación en RCP en la Cruz Roja Americana (American Red Cross), la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association) y en el hospital o el departamento de bomberos de su localidad.

Una advertencia sobre los saltos

Los accidentes por saltos pueden provocar lesiones permanentes en la médula espinal, daño cerebral y la muerte. Este tipo de accidentes ocurren cuando una persona hace lo siguiente:

  • Se zambulle en aguas poco profundas.

  • Se zambulle en piscinas sobre el nivel del suelo, que suelen ser poco profundas.

  • Se zambulle en una piscina del lado poco profundo.

  • Salta hacia arriba en el trampolín y se golpea con este cuando baja.

Revisor médico: Liora C Adler MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Maryann Foley RN BSN
Última revisión: 12/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.