A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

Lesión de la articulación de Lisfranc

¿Qué es una lesión de la articulación de Lisfranc?

Una lesión de la articulación de Lisfranc es un tipo de lesión en los huesos o los ligamentos, o en ambos, en la parte media del pie. Cuando hay una lesión de la articulación de Lisfranc, suele haber daños en el cartílago que cubre estos huesos.

En la parte media del pie (mediopié), hay un grupo de huesos pequeños que forman un arco. Cinco de estos huesos largos (metatarsianos) llegan hasta los dedos del pie. Este grupo también incluye huesos más pequeños: el hueso cuboides y los huesos cuneiformes interno, intermedio y externo. Estos huesos están unidos por bandas ajustadas de tejido conectivo que los sostienen en su lugar y le dan estabilidad a la articulación. Esta zona del pie es importante para estabilizar el arco y transmitir la fuerza de las pantorrillas a la parte delantera de los pies.

Una caída con torcedura puede hacer que se rompan uno o más de esos huesos, o puede que los saque de lugar. Eso provoca una lesión de la articulación de Lisfranc (lesión de la articulación tarsometatarsiana). Existen diferentes tipos de lesiones de Lisfranc según la dirección en que queden los metatarsianos desplazados y la gravedad del desplazamiento. La lesión se llama así en honor a un cirujano francés, Jacques Lisfranc de St. Martin.

Las lesiones de la articulación de Lisfranc son poco frecuentes. Las lesiones varían de simples a complejas, según la cantidad de huesos afectados y el nivel del daño.

¿Qué ocasiona una lesión de la articulación de Lisfranc?

Las lesiones de la articulación de Lisfranc ocurren por un traumatismo en el pie. Este puede suceder solo por torcerse el pie y caer sobre el pie que queda apuntando hacia abajo. Esta lesión es común en los jugadores de fútbol y fútbol americano. Las lesiones de Lisfranc también pueden producirse a causa de un traumatismo directo, como una caída o un accidente automovilístico. Es más probable que este tipo de lesión cause un traumatismo más grave con múltiples fracturas y dislocaciones de los huesos del mediopié.

Síntomas de una lesión de la articulación de Lisfranc

Una lesión de la articulación de Lisfranc podría causar síntomas tales como los siguientes:

  • Dolor en el mediopié, muy sensible al tacto

  • Inflamación o deformidad en la parte media del pie

  • Incapacidad de cargar peso sobre el pie

  • Moretones en la parte media del pie

La intensidad de estos síntomas puede variar en función de la gravedad de la lesión y del tiempo que transcurrió desde que ocurrió.

¿Cómo se diagnostica una lesión de la articulación de Lisfranc?

Su proveedor de atención médica comenzará con su historia clínica y le preguntará acerca de sus síntomas recientes y de sus problemas médicos anteriores. También le revisará el pie para ver si tiene dolor al tacto, deformidad, moretones e inflamación. Es posible que su proveedor de atención médica le sostenga los dedos del pie y los mueva hacia arriba y hacia abajo para ver si eso le causa dolor.

Para hacer un diagnóstico definitivo de su lesión de la articulación de Lisfranc, el proveedor de atención médica solicitará que le realicen radiografías. El proveedor de atención médica podría solicitar que esas radiografías sean tomadas desde ángulos especiales, porque estas lesionas a veces no aparecen en las radiografías convencionales.

En algunos casos, el proveedor de atención médica podría solicitar imágenes más detalladas para obtener más información sobre el pie. La resonancia magnética brinda más información sobre el daño que pueden tener los tejidos blandos del pie. Las tomografías computarizadas pueden brindar información más detallada sobre el daño en los huesos. Estas pruebas detectan lesiones que podrían pasarse por alto en una radiografía sola. Es importante que le hagan un diagnóstico correcto de la lesión porque el tratamiento para un esguince simple de tobillo (un diagnóstico equivocado frecuente) es muy diferente. Un proveedor de atención médica que trabaja en la sala de emergencias suele hacer el diagnóstico. Pero es probable que un especialista en ortopedia ayude a tratarlo.

¿Cómo se trata una lesión de la articulación de Lisfranc?

El tratamiento puede variar en función de la gravedad de la lesión. Es posible que solo necesite un tratamiento no quirúrgico para su lesión si no tiene ninguna fractura, si los huesos siguen alineados o si los ligamentos no se desgarraron por completo. Para estos tipos de lesiones, el tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Tomar analgésicos

  • Usar una bota o un yeso de descarga durante 6 semanas.

  • Usar un yeso o un apoyo especial para el pie que le permita cargar peso después de las primeras 6 semanas

  • Hacerse radiografías seriales para hacer un seguimiento de la recuperación del pie.

Es muy importante que no apoye peso sobre su pie en el período inicial de recuperación.

Si su lesión es más grave, es probable que también necesite someterse a una cirugía. Su proveedor de atención médica puede hacer una cirugía llamada reducción abierta y fijación interna. Durante esta cirugía, le vuelven a alinear correctamente los huesos. Con tornillos o placas de metal especiales, el cirujano vuelve a adherir físicamente las partes de los huesos. El cirujano podría quitar parte o la totalidad de estos elementos más adelante. También podría reparar otras lesiones en los ligamentos.

Con menos frecuencia, el cirujano hace una fusión de la articulación como procedimiento inicial. Por lo general, los cirujanos solo hacen esto si el daño es muy grave y no pueden repararlo. Esta cirugía fusiona uno o más de los huesos de la zona para que se suelden como una sola pieza maciza.

Después de cualquier tipo de cirugía que le hagan, necesitará usar un yeso o una férula durante varias semanas. Usted no debería apoyar peso sobre el pie durante este período.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de una lesión de la articulación de Lisfranc?

Las lesiones de la articulación de Lisfranc suelen causar artritis en los huesos lesionados del pie. Esto podría provocarle dolor crónico en la zona afectada. Tiene más probabilidades de desarrollar artritis si tuvo una lesión grave de la articulación de Lisfranc que dañó gran parte del cartílago de la zona afectada. Podría desarrollar artritis incluso si su cirugía inicial resultó exitosa. Algunas personas necesitan hacerse una cirugía de fusión de la articulación a fin de aliviar esos síntomas si la artritis es grave.

También está el riesgo de que los huesos no se suelden correctamente. En tal caso, podría necesitar someterse a otra cirugía. Estos riesgos pueden ser mayores si usted fuma y si tiene determinadas afecciones, como diabetes u osteoporosis.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Llame a su cirujano si tiene fiebre alta o escalofríos, si el dolor aumenta o si tiene el pie entumecido.

Información importante sobre la lesión de la articulación de Lisfranc

Una lesión de la articulación de Lisfranc es un tipo de lesión en los huesos o los ligamentos en la parte media del pie, la articulación tarsometatarsiana. La lesión puede variar de leve a grave.

  • La lesión de la articulación de Lisfranc puede causar moretones, deformidad, hinchazón o dolor en la parte media del pie. También es posible que le resulte imposible cargar peso en el pie.

  • Su proveedor de atención médica puede diagnosticar una lesión a partir de sus antecedentes médicos, una exploración física y pruebas de diagnóstico por imágenes.

  • Si su lesión es leve, quizás solo necesite hacer un tratamiento con yesos o botas, y analgésicos.

  • Si es más grave, es posible que necesite cirugía.

  • A veces, las lesiones de la articulación de Lisfranc pueden derivar en artritis crónica de los huesos del pie.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Raymond Turley Jr PA-C
Revisor médico: Stacey Wojcik MBA BSN RN
Revisor médico: Thomas N Joseph MD
Última revisión: 7/1/2021
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.